viernes, 27 de junio de 2014

La alpargata, un 'must have' de la época estival

Hace unas semanas os hablaba del Calzado de verano para mujer: gran variedad y estilos, y hoy le voy a dedicar este post a uno de los tipos de calzado que veíamos en dicha publicación anterior, me refiero a las alpargatas (esparteñas o espardeñas).

También podrás escuchar que se refieren a este tipo de calzado como espadrilles. ¿Y de dónde proviene este término? pues veréis, empezaron a llamarlas así hace un par de veranos, cuando la marca Chanel lanzó unas muy exclusivas y se empezó a utilizar este término, que no es otra cosa que la traducción al inglés de “alpargatas”.

      
Cómo ya os había comentado con anterioridad, las alpargatas son un calzado fresco, fabricadas con fibras naturales, destacando principalmente por su comodidad, que se han convertido en un must have de la temporada estival.


Origen de la alpargata


Alpargata es una palabra derivada de la voz árabe “ALBARGAT”, pero el calzado tiene su origen en la sandalia egipcia, en la que luego se inspiraron los romanos para elaborar una pantufla cubierta y proteger el pie del sol y el calor.

Con el tiempo y como consecuencia de la fusión de culturas, la alpargata llegó a España, donde toma el diseño actual y desde allí es llevada a América partir del siglo XVI, por los colonizadores, soldados y misioneros. 
 
La alpargata es un calzado ligado a la tradición y el folckore, que tradicionalmente ha formado parte del traje típico de buena parte de España, y especialmente de los territorios de la antigua Corona de Aragón (Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana e Islas Baleares) así como la Región de Murcia, Almería y en el ámbito cultural vasco (País Vasco, Navarra y País Vasco francés).   

Tradicionalmente, se comercializaban colores muy básicos como el negro que se utilizaba para los días de entre semana y el color beige para los fines de semana.
 
La alpargata históricamente ha sido un calzado de gente humilde. Solían ser un tipo de calzado que normalmente se consideraba poco estiloso, usadas por campesinos que caminaban largos recorridos ya que han sido y son un calzado cómodo y económico.

Pero en el año 1950, cambió el panorama y los fabricantes de alpargatas decidieron darle un giro y añadirle un toque más sofisticado.

En España hay varias firmas que se dedican a este sector como la casa Castañer, que se remonta a 1776. Los años 70 suponen un punto culminante en la historia de esta empresa, cuando Isabel y Lorenzo Castañer conocen al famoso diseñador Yves Saint Laurent en una feria de París, quien en un gesto de genialidad, les pide que elaboren una alpargata con cuña para su firma. Lorenzo Castañer acepta el reto, y consigue así, que Castañer se convierta en la primera empresa de calzado en realizar este tipo de calzado. El éxito fue creciendo y su lista de admiradores aumentó con el tiempo con firmas como Hermés, Lanvin, Louis Vuitton, Chanel o Tom Ford.




Personalidades y artistas destacados como Grace Kelly, John F. Kennedy, Pablo Picasso, Ernest Hemingway, Salvador Dalí, entre muchos otros, fueron grandes adeptos de este calzado, lo que hizo que hayan ganado tanta popularidad y que hasta el día de hoy se reinventen.   





Las alpargatas creadas por la firma francesa Chanel son las más deseadas entre las más fashionistas y amantes de la moda. Fue en el pasado año 2013 cuando se hicieron realmente famosas. Sus diseños eran en piel o en tela, y normalmente combinando dos colores, aunque muchas se decantaron por el inmortal blanco y negro. Este año los colores y combinaciones parecen ser los mismos, así que muchas de las que se hicieron con ellas podrán darles una segunda oportunidad esta temporada.



 

¿Cómo se fabrican?

 
La clásica alpargata que tantas generaciones han llevado, no es más ni menos que un calzado hecho a base de cuerda de yute trenzada cosida con una tela de algodón muy flexible. Pero su elemento más característico es el esparto, una hierba muy rígida que se encuentra en las orillas del mar Mediterráneo, de aquí su nombre, “Espardenya”.  
 
La alpargata se teje artesanalmente en telares triangulares caseros, combinando distintos colores.  
 
Se compone de la capellada (parte superior que cubre al empeine y la parte delantera del pie), talonera (parte que forma el arco del talón), y el atadero (también llamado correíto que sirve para sujetar la capellada a la talonera).  
 
Actualmente se ha industrializado su tejido y se utilizan hilos de nylon y es frecuente que la suela de esparto esté recubierta total o parcialmente de una fina capa de caucho, para protegerlas de la humedad y el desgaste.  
 
Existe una gran variedad de tipos de alpargatas, fundamentalmente divididas en dos clases: las que se ajustan con cintas y las que no.


Estilos y colores


En general es un calzado que combina con una amplia variedad de prendas y estilos. Tanto las chicas como los chicos las pueden usar. Son realmente cómodas y siempre te aportarán un look casual y moderno.


Los clásicos siempre funcionan y si no eres de las que le gustan los estampados, no hay mejor opción que las alpargatas simples. Las encontrarás de todos los colores, para que elijas el que más te gusta. 


 
También puedes optar por el estilo hippie, con modelos de croché en tonos blancos o crudos, perfectos para los vestidos veraniegos, dándole un toque muy coqueto a cualquier look. Son finas, y sobretodo, son súper frescas. Tanto si las combinas con falda, vestido o jeans quedarán preciosas. 




Para conseguir un look veraniego total, puedes optar por unas alpargatas de rayas, consiguiendo un estilo marinero muy apropiado para esta época del año. Combínalas con prendas lisas para no sobrecargar el estilismo de estampados.




Si te apetece arriesgar y cambiar de aires, los estampados étnicos son lo tuyo. Combinan a la perfección con cualquier prenda de color blanco, porque le darán mucho color al look y resaltarán un montón. Con jeans, bermudas o faldas, son la opción más cómoda y fresca que puedas encontrar.  




Cómo combinarlas

 

Con un vestido ligero


Para combinar tus alparagatas puedes optar por un vestido suelto, estampado o liso y tipo túnica, acompaña este atuendo con unas alpargatas con flores o pedrería, o alpargatas de un color pastel para verte más femenina. Añádele una bandolera mini y tendrás el look del verano por excelencia.




Con faldas o shorts


Una falda por encima de la rodilla o un short y una blusa bordada son suficientes para usar con unas alpargatas de encaje o unas alpargatas con cuña. Te aportarán un look entre bohemio y romántico, fresco y muy cómodo para tus estilismos más casual.






Con jeans o pantalones pitillo


Una camiseta y unos jeans ajustados formarán el equipo perfecto con unas alpargatas estampadas o de estilo animal print. 







Los pantalones caprie, y las maxi faldas de playa también son prendas alternativas que puedes combinar con alpargatas lisas o estampadas, según el color del pantalón que escojas.
 







Este año la variedad está servida, por lo que te será difícil decidirte por unas! 

(Los chicos tenéis un apartado dedicado a las alpargatas en mi post Calzado básico de verano para hombre)  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario